Un Sueño

2/11/09

... de noviembre profundo.

Suave brisa, armonía respiratoria, todo es tan sencillo que maravilla. Sentado en la sombra de un árbol de un parque, escribiendo un poco mientras veo a la gente pasar, decido tomarme un descanso.

Me siento en un banco, y doy un poco de pan a las palomas. A mi lado se sienta una niña, le dije "hola" y me presenté. Me dijo que su nombre era Helena. En eso, iniciamos nuestra conversación, como siempre yo, hablando sobre cuentos.

En cosa de minutos, ella me tomó confianza y me confesó: "Yo no quiero ser princesa". Y me sorprendí bastante, entonces, me comentó que ella no quisiera estar esperando por alguien que no va a venir, por un príncipe. Me dice: "Los finales felices ya casi no existen"

Yo le tomé de la mano y le dije que hay príncipes que piensan que nadie les espera, que no hay princesa para ellos. Proseguí diciéndole: "¿Piensas defraudar a quién te busca?"

No supe de nada más, me desperté, un poco triste y con las manos frías. Me fijé como meta, demostrarle a las princesas que aún quedan príncipes que les buscan.

4 comentarios:

Peyote 2 de noviembre de 2009, 20:21  

En la parte más interesante se despierta, maldita sea.

lex 3 de noviembre de 2009, 0:20  

WAAAAAAAAAAA YO TAMBIEN QUIERO UNA JEJE CREO QUE IRE EN BUSCA DE ELLA OJALA Y NO SOLO SE GUIE POR LAS APARIENCIAS

Iana 5 de noviembre de 2009, 20:14  

mi principe...

solo una vez crei haberlo encontrado y resulto no ser mas que un sapo...
y aunque pense que al besarle cambiaria solo probe veneno de su boca...
Aunque sigo creyendome princesa, una princesa que no espera custodiada por un dragon en lo mas alto de la torre, sino una princesa cuyo dragon es ella misma...



saludos extraño

Roj. I. 5 de noviembre de 2009, 20:42  

@Peyote: See! x_x

@lex: Espero la encuentres! Y me avisas si tiene copia XD

@lana: Yo aún no he encontrado a mi princesa. Pero sí encontré mi rosa a la hora de yo ser el Principito.

Mis novias, siempre han sido de cuentos.

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP