metáfora

7/11/10

Aunque eran dulces las palabras, se volvieron amargas cuando tuve que tragármelas.
O de vez en cuando, hago conserva de ellas para dártelas más dulces.
Curar la amargura de frustrarse es aprender a darse cuenta que los errores son quienes nos hacen.
Hay que olvidarse de futuros que sólo son falsas alarmas. Yo ya cambié de camino.
Se que valió la pena perderte por lo que te he perdido.

1 comentarios:

lex 7 de noviembre de 2010, 22:52  

QUE FRACE LA ULTIMA MUY MUY LLEGADORA SALUDOS WEY

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP