Apuntes (2)

18/11/10

Yo le tomaba su mano, dulcemente, y le abrazaba. No le abrazaba con fuerza, sino con dulzura. Pues la fuerza estaba en el corazón. Seguidamente, una frase bonita, como: Lo más importante después de ti, para mí, sigues siendo tú. Y ella apoyaba su oreja a mí pecho, del lado donde vive mi corazón.

Yo sentía sus inhalaciones y exhalaciones, sentía su voz, las palabras que se callaba. Sentía como las preguntas que se hacía se las respondía por sí misma. Le daba a oír mis latidos, mientras acomodaba mi respiración para que no hubiese diferencia en nuestros ritmos. Y era allí donde sabía que estábamos juntos. Ya no diríamos "tú y yo", sino "nosotros".

Y era así, como nos convencíamos de que nos amábamos.

[...]

¿Adónde quedaban las palabras cuando me tocaba besarle y seguirle hasta la estrella de su cama? ¡En la piel con forma de besos! Que no son más que nuestras voces convertidas en marcas... Descubría el mundo que hay debajo de la piel: el alma. Decir "Te Amo" nos daba suerte.

Y era así, como hacíamos el amor.

2 comentarios:

ariamsita 19 de noviembre de 2010, 2:47  

Tenías razón , me ha encantado :) ,sobre todo el último párrafo *-*

Roj. I. 19 de noviembre de 2010, 8:09  

@ariamsita: Es una prueba de qué te estoy conociendo! Jaja

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP