Análisis de mí

3/2/10

Sé que estoy loco, pero no me gusta presumir. «El que mucho presume, termina perdiendo lo que presume», me dijo mi abuelo hace mucho tiempo, y eso siempre lo tengo presente. Me pregunto quién querría no ser loco, me parece genial la pregunta y la anoto, sé que podría servir de título para un libro de autoayuda, pero eso no va al caso. A veces mi papá me dice que él, de niño era loco también, entonces empiezo a sospechar que la locura se hereda y se va con el envejecimiento. Aunque eso último no lo creo para nada.

«¿Un defecto de nacimiento?», empiezo de nuevo a sentirme lúgubre, investigo un poco en la red y me topo con que los defectos de nacimiento pueden interferir con el proceso de adaptación de las personas a las actividades de la vida diaria. «¡Lotería!», grito, al fin lo comprendo de verdad, me digo.

Voy a la cocina, veo el montón de cuchillos y no sé cual elegir, le pregunto a mi hermana y me grita diciendo que cualquiera sirve. Me arrepiento, digo que las cosas las debo hacer bien, así que investigo sobre cuchillos en la Wikipedia.

Cuando me aburro se me olvidan las cosas, además de qué me da sueño. No entiendo eso de Un cuchillo mal afilado es mucho más peligroso que uno bien afilado y me voy a la cama. Al despertarme, me topo con que me he convertido en una cucaracha gigante, en eso, recuerdo La Metamorfosis y mató a mi hermana, no vaya a ser que por culpa de ella me muera igual que el pobre Gregorio. Además, cuando le pedí un poco de ayuda me trato a los patadas.

1 comentarios:

lex 3 de febrero de 2010, 23:31  

ja que si estas loc na no es eso estas demente wey jeje saludos

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP