El comienzo de la omnipresencia [segundo experimento]

13/1/11

De tantos desvelos, ese fue el más bonito... Porque no me importaba dormirme después, y me sentí vivo. Me sentí tan vivo que no quería irme a dormir, no necesitaba dormir... no necesitaba descansar. La vida estaba dónde estaba ella y no quería irme de allí.

Lo sorprendente del asunto, es qué al irme, aunque me sentía un poco mal, me recosté en mi cama... Y me di cuenta de qué, estabas en mi mente. Fue ese el comiendo de tu omnipresencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP