Deseos

23/12/09

Después de tanto, Víctor lo consiguió, logró que su hijo volviera a la vida, pero, con un problema. Edward, el renacido hijo de Víctor, no era más que un saco de carne.

La habitación de Edward fue remodelada y convertida en un congelador. En las mañanas, el Víctor debía sacar Edward del congelador para luego colocarlo en el patio de la casa para descongelarlo, y claro pues, estar pendiente de que no se pudrierá mucho al llevar sol.

Pero al Sr. Víctor no le importaba porque tenía a su hijo con él, hasta que en navidad, este le pidió un perro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este Blog

Un sentimental es un hombre que ve un absurdo valor en todo, y no conoce el precio fijo de nada.

Oscar Wilde
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP